miércoles, abril 18, 2007

Y la vida sigue....

Cuantas veces hemos pensado que quizá nuestras vidas no alcanzaran a apreciar ciertas cosas, como quizá el descubrimiento de la cura del sida, la composición completa del ADN, los carros flotando o una ciudad como la que veíamos en la caricatura de los supersónicos; cuantas cosas pasaran y nosotros no estaremos para disfrutarlas.

Un día, estando de día de campo en Tepatitlan con poca de la familia de mi mamá vi a una tía mía, abrazando a su nieta de apenas unos cuantos meses, mi tía creo que en aquel entonces contaba con 70 años de edad, y dijo unas palabras que se me quedaron grabadas y me dio tristeza: "y pensar que no voy a estar aquí para cuando esta criatura cumpla 15 años", y pensé que quizá si lo estaría si su padre murió de 87 años, quizá ella pueda disfrutar de la fiesta de 15 años de su nieta; pero pensé mal, hoy en día la hija de mi prima tiene aproximadamente 4 años, y mi tía en estos momentos esta siendo velada.

No es que haya sido mi tía favorita, pero si una de las hermanas mas querida por mi mamá, su nina (por haber sido su madrina de bautizo); al recibir la noticia me impacte, por que no lo esperaba, no supe que estuviera tirada en una cama y mucho menos que estuviera agonizando en un hospital, al parecer fue un estrangulamiento de una hernia la que apago su vida.

Y pues como olvidar a aquella mujer a la cual íbamos a visitar en su rancho nos recibía con una sonrisa, nos daba de comer, le robaba la nata de la cocina y a la cual yo le envidiaba su ceja. Mmm muchos recuerdos, mas que nada de convivencia, y obvio me pone triste, por que fue mi pariente y a quien yo conocía de hace mucho tiempo.

Quien me dio la noticia fue mi hermano el mas chico, me intranquilice al pensar como estaba mi mamá, pero después de hablar con ella y al decirme que estaba tranquila, yo también me tranquilice, pero me es inevitable pensar como se puso después de que le dieron la noticia, pobre de mi madre; hace ya bastante tiempo que murió el ultimo de sus tíos, y al llegar a la casa con una afligida voz dice "ahora si, la familia Medina Enríquez ya no existe", y eso me puso a pensar como a trávez del tiempo poco a poco muchas familias se van consumiendo, y de ellos no queda nada mas que los recuerdos.

Pero aquí estoy, se supone que trabajando y mañana a la escuela, la vida sigue, hoy recuerdo a mi tía y siento cierta nostalgia y tristeza por no poder acompañar a mi mamá, pero después de un tiempo todo quedará en recuerdo, así como cuando murió mi abuelo; cuando él murió comprendí lo que realmente es la muerte, y desde ese entonces asistir a un velorio me da mucha nostalgia, porque para mi es una despedida eterna de alguien que se va, para nunca volver a verla y mucho menos hablarle y recibir una respuesta. Porque no es lo mismo despedir a una persona que se va a vivir a otro país y, puedes hablarle y enviar mails, a una persona a la cual no sabes donde esta y si te escucha o no =( .

3 comentarios:

Hugo - Krank dijo...

Mi niña, la muerte es inevitable, muchos la esperan con paciencia, a otros les da pavor tan sólo pensar en ella, pero a fin de cuentas todos sabemos que nos va a tocar. Relájate y sólo piensa que está en un lugar mejor y cualquier dolor o malestar ha desaparecido.

Julio / Bono Vox dijo...

Todos tenemos una misión en esta vida, y cuando se completa es tiempo de partir, las cosas suceden porque tienen un curso que seguir.

Las despedidas son inevitables, por eso debes encargarte de que todas las personas sepan lo que sientes por ellas, no sabes cuando será el momento de partir.


Yo no sé que será de mi cuando mi abuelo ya no esté conmigo...

Ánimo niña. Cuidese mucho.

GAYOSSO dijo...

No se van, solo se nos adelantan, al ratito iremos para alla tmb.


Saludos y animo !!!